Museos y Arte

Noche estrellada, Munch, 1922

Noche estrellada, Munch, 1922

Noche estrellada - Edward Munch. 140x119

El cielo estrellado inspiró al maestro para varias obras diferentes. El autor da solo una idea general de la parte terrestre del paisaje. Está interesado en el cielo, cubierto de grandes estrellas, lleno de destellos verdosos. La luna se desvaneció contra el fondo de brillantes estrellas polares.

La ciudad cubierta de nieve no duerme. Las luces nocturnas llenan la imagen con una sensación de presencia humana.

La abundancia de color azul enfatiza la noche helada, la frescura invernal. Los destellos verdes, en los que se adivinan los contornos de los monstruos de cuentos de hadas, hacen que la atmósfera de trabajo sea saturada y emocional.

La luz de las estrellas pasa a la luz eléctrica, completándola y transformándola, uniéndose armoniosamente.

El trabajo está lleno de la comodidad y la consideración inherentes a cualquier persona apasionada por el cielo estrellado, que ve en él una fuente de inspiración y reflexión.

A pesar de algunas perspectivas borrosas y la simplificación de los objetos de imagen, el trabajo se realizó con la mano de un maestro, y la capacidad de manejar el color y la riqueza emocional de la imagen le dan un talento notable.

Ver el vídeo: Edvard Munch y El Grito - Historia Bully Magnets (Noviembre 2020).